2 February, 2017 12:42

¿UN NUEVO “ HOMBRE NUEVO”?

Creo que el concepto de “Hombre Nuevo ” apareció sin nombre en los albores de la presencia en la tierra del “Homo sapiens”, en el momento en que ese nuestro antiquísimo antecesor tropezó, se dio un tortazo y adquirió conciencia de su debilidad, y una tarde, cansado, con el último sol, se sentó a pensar y se soñó a sí mismo vencedor de todas las debilidades, dueño de sus pensamientos y sus acciones, distinto, “nuevo”. Desde entonces , cuántos “hombres nuevos” habrán desfilado por las cabezas de filósofos, políticos, sociólogos, teólogos, poetas y científicos. San Pablo presentó el modelo de un “hombre nuevo”, lleno del Espíritu de Dios, el santo. Nietzsche dio vuelta a la medalla de San Pablo y descubrió al “Superhombre”. En el discurso y en la acción guerrillera-revolucionaria del Ché Guevara se cuece el ”hombre nuevo” producto del marxismo leninismo. El año 1997 hubo un gran revuelo en todo el mundo cuando dos científicos escoceses descubrieron en Edimburgo la existencia de “Dolly”, la oveja clonada y subió hasta el cielo, como una columna de humos, la pregunta ¿Y se podría clonar un ser humano en un laboratorio, en una forma totalmente asexual?,¿un “hombre nuevo”? Ante lo terrible que resultaba una respuesta afirmativa, una losa de silencios cayó sobre la pregunta y no se volvió a hablar de ello. A mí no me extrañaría, sin embargo, que existiera ya un ser humano clonado, no sé si con todas las características del ser humano, inteligente y dueño de sus actos, libre. Tampoco me extrañaría que si lo han clonado, lo hayan asesinado a continuación. En el programa de Andrés Oppenheimer en CNN en español el pasado domingo presentó al Dr. Hugh Herr, un señor que camina con pies biónicos y asegura que podría, si se quisiera, construir un hombre totalmente biónico. La razón de ser de sus pies biónicos está ligada a la historia del Sr. Herr. Desde que tenía siete años era aficionado al deporte de la “escalada” (escalar paredes de montaña casi rasas). No le interesaban los estudios, le interesaba sólo la escalada. A sus diecisiete era reconocido como uno de los grandes escaladores y un año después, yendo con un amigo por una montaña nevada, fueron sorprendidos por una ventisca y arrastrados a un glaciar donde pasaron tres noches. Al ser rescatados, a Hugh le fueron amputadas las dos piernas de las rodillas abajo. Esto le sirvió para que, descontento con las prótesis que se le colocaron, se dedicara al estudio de la biomecatrónica en busca de sistemas robóticos en los que confluyan biología, mecánica y electrónica y se construyan prótesis biónicas, como las que hoy lleva aplicadas en sus extremidades inferiores. Le son, asegura, más prácticas y más seguras, cuando va a escalar, que los pies naturales que traía al nacer. Manos biónicas, corazón biónico, sistema nervioso biónico, pulmones biónicos, hombre biónico … ¿Posible? Las cuestiones éticas surgen y reclaman espacio. Imposible negárselo. El problema, los problemas derivados, no han trascendido al gran público. Algún día tendrán que trascender. ¿Qué será del “homo sapiens” cuando tenga que enfrentarse al “homo biónicus”?, ¿cuando sea desplazado por él? ¿Será esto parte de la evolución descubierta por Darwin? ¿Suplantaría al hombre como somos o no pasaría de ser un “monstruum biónicum? Menos mal que yo habré vuelto a ser tierra cuando llegue el momento.

30 January, 2017 16:28

EL MUNDO SIGUE DANDO VUELTAS.

Sin que se le altere el pulso. Sin acelerones ni frenazos. Al ritmo de siempre. ¿Indiferente a cuanto el hombre hace y deshace por los vericuetos mil de su corteza? ¿Consciente de ello? ¿Le duelen los terremotos, los incendios, los bombardeos, las guerras? ¿Se entera del paso de los santos y de los matones? ¿Se ha dado cuenta de que los últimos días ha aparecido en escena un hombre cuyo nombre suena a golpe, a derrumbe, a alud, a ciclón? Parece que no. A todo su largo y ancho, el planeta sorprende cada mañana con cascadas de luz nueva y cada atardecer con hornadas de luz madura. Viste las montañas de bosques, de sierras dentadas de roca maciza, de nieves inmaculadas pegadas al cielo en lo más alto de ellas. El agua brinca cantando monte abajo, se amansa en las llanura y la fertiliza, “misión cumplida”, dicen risueños los ríos, al unirse al baile movedizo de los océanos. Por mal que se comporte con ella el hombre, por mucho que la ensucie y maltrate como hijo irresponsable, no deja la tierra a de regalarse, vestida de flores de variadas formas y colorido. El mundo sigue dando vueltas, es cierto. Como si no se enterara de nada, como si nada le importara. No nos equivoquemos. Una mano misterios va anotando nuestros desmanes a ras de piso y en la capa de ozono que cubre y protege nuestro hábitat en el alto cielo. La ciencia está consciente de los hechos y los científicos no dejan de advertir las consecuencias del comportamiento humano. ¿Seguirá Trump burlándose de las advertencias? ¿Y si el planeta le planta cara y le responde que “hasta aquí llegaron mi amor y mi paciencia”? ¿Puede un solo hombre permitirse infligir tal daño a todos su congéneres? ¿Pueden éstos mantenerse callados y de brazos cruzados? “Mañana será demasiado tarde”, le decía el doctor a su amigo el fumador. Este se reía y al poco cayó enfermo de cáncer en los pulmones y poco después rodó por la barranca hacia el otro barrio. El mundo siguió dando vueltas. …

28 January, 2017 14:15

PASADOS LOS SIETE PRIMEROS DÍAS …

“No me gusta anticiparme a los acontecimientos. Veremos qué hace”. En estos términos respondió el Papa Francisco al director del periódico El País cuando éste le pidió un augurio de lo que cabía esperar de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de América. La entrevista tuvo lugar el día y a la hora en que Trump juraba el cargo y celebraba su investidura. Existían sobrados elementos indicativos de cómo acostumbraba pensar y actuar, a base de los cuales pudiera percibirse cómo seguiría pensando y actuando. Sin embargo, el Papa aparcó a un lado la pregunta. Siempre es más prudente esperar a que los actores ocupen el escenario y observar cómo se comportan para luego decir la calificación que merecieron. Bien. Pues ha pasado una semana y Donald Trump ha iniciado su andadura con una muestra más que suficiente para emitir juicio calificador de su pensamiento político y su actuación como Comandante en Jefe del País más rico, más poderoso y de historial democrático más impoluto. Me imagino que el Papa se habrá hecho ya una idea, se habrá confirmado más ben en la que tenía dibujada con anterioridad en su mente. La prensa, dentro y fuera de los EE. UU., ha gritado al unísono su parecer. El Trump Presidente es el mismo Trump que el mundo tuvo oportunidad de ver, analizar y catalogar en los días en que recorría su País en actividades de campaña electoral: Insulso, contradictorio, pobre de ideas, propenso a mentir, visto por dentro. Grosero, vulgar, antipático, avieso, turbio, escabroso, vengativo, amenazante, embustero, narciso lleno de miedos y de envidias, peligroso, visto desde fuera. Feo, lo han descrito también, burlesco, que “parece que llevar un gato muerto sobre la cabeza”. Nadie debe sentirse seguro al paso de este bullozer. Su falta de experiencia y de estudios, su sordera y su osadía de ignorante cubierto de poder le han llevado ya dar pasos en falso que comienzan a provocar reacciones de resistencia y de respuesta en el exterior. Puedo salirle el tiro por la culata y acabar ofendiendo a quien pretendía defender. Un loco anda suelto por la calle, sujétenlo antes de que haya prendido fuego y sea tarde.

20 January, 2017 13:52

EL LOBO Y LA CAPERUCITA

Todo el mundo debe estar en estos momentos -son las 12:24 m. del día 20 de enero de 2017- mirando hacia Washington, atento a lo que el nuevo Presidente de los Estados Unidos está diciendo después de haber juramentado su cargo con las manos puestas sobre dos biblias, como si solo una no fuera suficiente. No puedo creer que sea adhesión masiva, global, al hombre y a su palabra la atención que se lo viene prestando con los televisores, las radios o los teléfonos inteligentes encendidos. Puede ser y sospecho que es curiosidad, sobre todo, lo que ha movido, como si fueran manecillas de reloj, en dirección a Washington los ojos y oídos de la gente. Yo no quiero ni ver ni oír lo que sucede en la capital del país. Me enteraré a través de otros, digerido ya por otros, del mensaje de apertura del nuevo gobiernante. Llevo tres días con tremenda flojera de cuerpo y de ánimo, sin ganas de saber nada de lo que sucede en el mundo. Si necesitara extraer de la literatura universal una imagen para describir el ambiente y la atmósfera en la que he estado moviéndome, no recurriría ni a los clásicos griegos ni a Dante ni a Shakespeare ni a don Miguel de Cervantes ni a Dostoyevski sino a un cuento infantil, el de la Caperucita roja. Siempre he pensado que la inocencia de la niña le impidió sentir miedo al cruzar el bosque hacia la cabaña de su abuelita, pero que el aire de aquel bosque debía estar impregnado de veneno por la presencia oculta de una manada de lobos y por sus secreciones corporales y mentales. Estos días y ahora más que ayer o anteayer siento que me muevo -que nos movemos todos- en un suelo resbaladizo y respirando oxígeno con olor a azufre y que deberíamos sentirnos invadidos por incertidumbres, inseguridades y miedos. Un terrible lobo está a punto de lanzarse al cuello de Caperucita. Es como un sopor. Espero que despertemos a tiempo de él y que Dios nos proteja.

17 January, 2017 16:23

RIENDO Y LLORANDO POR LA MIMA CAUSA.

Recibí días atrás una carta muy interesante, aparte de muy bien escrita. Y muy de enero, inicios de año, estrenos de proyectos de vida, despertar de sueños abandonados ,ejercicios de recuperación de energías para andaduras nuevas. En ese contexto del tiempo con antes y después, con añoranzas, risas y lágrimas , con olvidos e ilusiones nuevas, miradas atrás y miradas al frente, venía insertada esta frase: ”Un año para arriesgar, aunque quizás implique dejar a un lado ciertas comodidades, sobre todo, la comodidad de las certezas inciertas”. Detuve la lectura llegado a este punto. Las dos última palabras suenan a contradictorias una a otra y la anterior, comodidad, a los dos juntas. ¿Existen, pueden existir, certezas inciertas? ¿O seguridades inseguras? Claro que sí. ¿Puede ser cómodo caminar sobre hielos resbaladizos de incertidumbre? ¿No deberían asumirse precauciones aunque lo hagan incómodo? Al poco rato de ir escarbando mis recuerdos a modo de examen de conciencia, fui dándome cuenta de las muchas situaciones en que confundimos y mezclamos valores absolutos y relativos y corremos el riesgo de tropezar en una trampa. De ahí la conveniencia de extremar los cuidados para evitar traspiés o resbalones y pantorrillas quebradas. He dedicado luego un buen rato a buscar términos contradictorios en apariencia que sin embargo a veces se les ve marchando juntos, como dos buenos amigos. Oscuridades que alumbran como soles, verdades aparentes que resultan ser bolsas de mentiras, placeres que al rato duelen, jóvenes que piensan como ancianos y ancianos que piensan como jóvenes, morir en vida y vivir en muerte, la felicidad simiente de desgracias, el silencio en la noche o en el bosque que suena como una dulce melodía o como una orquesta sinfónica, libertades que esclavizan y opresiones que liberan. Son muchas las contradicciones, a la vista unas, ocultas otras, con las que si viviéramos conscientes de ellas, creo que disfrutaríamos más de la vida y podría irnos mejor.

16 January, 2017 16:47

MARTIN LUTHER KING.

Hoy, tercer lunes de enero, se conmemora y celebra en los Estados Unidos el Día de Martin Luther King. Desde temprano he pensado dedicar al gigante soñador de piel negra y alma blanca el blog del día. Antes de abrir la pantalla para vaciar en ella lo que vaya a decir, he tratado de homenajear su recuerdo volviendo a leer el famoso “Yo tengo un sueño”, discurso pronunciado en Washington ante el monumento de Abraham Lincoln y frente a muchos miles de personas en agosto de l963, centenario de la ley emancipadora de la esclavitud. Habían transcurrido cien años. Ya no había esclavos. La libertad, sin embargo, estaba todavía muy lejos de hacerse realidad. Porque no se puede decir que haya libertad donde falta la justicia social ni que haya justicia social donde la pobreza acogota la existencia de millones de personas nacidas sea en países ricos, sea en países pobres. De hecho, hoy Estados Unidos -y cualquier otro país de cualquier otro continente- sigue encontrándose lejos de ser el país paradigma de la justicia social. Tampoco de la democracia. Sí es el país más rico y el más poderoso y el que encabeza muchas empresas científicas y debería ser, por eso mismo, el modelo a seguir en todo los pueblos de la tierra. El sueño Martin Luther King arropaba a toda la humanidad, aunque en primera instancia se refiriera a los suyos, a su gente. Vibrando de emoción gritó en un momento del discurso: “Ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios”. Y hacia el final, cuando iba resumiendo y entregando en gavillas su mensaje: “Sueño … que la gloria de Dios será revelada y se unirá todo el género humano”. Al género humano le falta mucho para considerarse unida. O a la gloria de Dios para revelarse. Martín Luther King no le puso fecha al final cumplido y feliz del sueño. Seguro que él sabía de los ´palos´ a las ruedas, los obstáculos, que impedirían o atrasarían sus sueños. Por alguna razón no quiso hacer referencia a ellas en su discurso. Me imagino que éstas que a continuación enumero debía tenerlas en mente. En la base más profunda, roca a la que se adhiere en firme la vida misma de cuantos nacemos engendrados por hombre y mujer, está el egoísmo, a veces en forma de cainismo, y el pésimo reparto de fuerzas y oportunidades. Viene, pegadito al primero, el obstáculo de la distribución horrible de las riquezas y del uso sin conciencia de ellas, dicho en otra forma, los ricos, aun aquellos que puedan arguir que llegaron a ricos sudando la gota gorda. Le sigue el odio traducido en violencia con que algunos pretenden imponer sus ideas justicieras, a sabiendas de que la suya es calle sin salida, que no conduce a nada. “No podemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en violencia física”, “No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio”. Martin Luther King predicó siempre la lucha pacífica, sin armas. A continuación pongo la ceguera y la corrupción de muy muchos políticos. Me decía Stella esta mañana que se pregunta si el Congreso republicano no será peor que el mismo Trump en el binomio actual del poder político. No debe olvidarse el obstáculo de la desunión entre los que pudieran considerarse gentes de bien antagonizadas por falsas de razones de etnias o culturas o fes religiosas distintas. Y tampoco el de la inmensa clase media que confunde orden y justicia y olvida ésta para sentirse satisfecha con el orden. Ni el de las religiones e instituciones religiosas desentendidas de la lucha por la justicia y la erradicación de la pobreza. Hoy nuestra Iglesia Católica tiene a la cabeza un Papa que no deja de recordarnos que el Evangelio es una plataforma desde la que Cristo nos grita que quien no está con los pobres, quien no está a favor de la justicia, no está con El. Creo que Martin Luther y Francisco hubieran hecho muy buenas migas de haber sido coetáneos. El sueño de Martin Luther King era mucho sueño, ¿excesivo sueño? Clama al final del final del discurso, con el viejo espiritual negro: “¡Libres al fin!, ¡Libres al fin!, gracias al Dios omnipotente, ¡Libres al fin!”.

15 January, 2017 17:56

… el rostro descompuesto y la mirada perdida, se dirige a su nieta y detona la pregunta bomba: ¿Y tú quién eres? El alzheimer lo ha capturado, ya no podrá salir de sus redes. Me ha gustado la película a pesar de que considero que el proceso desde los primeros síntomas de sombras y olvidos hasta la oscuridad total es más largo de lo que la cinta insinúa. Nadie recorre en un mes el camino de la a a la z del fantasma alzheirmiano. Yo le hubiera retenido por lo menos un año en la residencia. Posiblemente, una persona con quince o veinte años menos que yo debe haberse sentido más impactada. También yo puedo caer en las redes, pero no es tan probable, creo que ya pasé la línea ecuatorial. Los olvidos míos parecen más bien resultado de un desgaste natural. Quiero agradecer una vez más y ante todo mi público lector a quienes intervinieron en el regalo de los dos blogs para los que escribo. Me sirven de ejercicio y de muro para protegerme del alzheimer. Creo que nadie debe esperar con los brazos cruzados. Creo que debemos adelantarnos a los hechos. Y considero que deberían anunciarse más profusamente ejercicios, como medicina preventiva contra el alzheimer, en la computadora y la televisión, si existen. Y grabarlos y exhibirlos si todavía no existen.

(Y persón por los incenvenientes d en la entrega de la página.